Cambia tus hábitos y cambiarás tu vida.

Se dice que somos animales de hábitos. De alguna manera empezamos haciendo algo y con el tiempo y la repetición, esa acción inicial  se convirtió en un hábito. Curiosamente, ese hábito terminó definiendo lo que CREO que soy. Con el tiempo, esa creencia eventualmente me hizo SER.

De chico me llevaron a la iglesia constantemente y con el tiempo he creído que soy religioso. Muchos amigos nunca fueron o dejaron de ir y entonces del hábito de no ir, se consolidó la creencia de no ser religioso. Al casarme, adquirí el difícil hábito de ahorrar. Gracias al ahorro, mis finanzas crecieron increíblemente. Años después logré revertir el hábito de ahorrar en gastar de más y la consecuencia fue inmediata. Cambié mi creencia – y mi ser – y las consecuencias se presentaron de inmediato. He logrado también en mi vida tener el hábito de ser un deportista y haber corrido un maratón o una carrera de 160 km en bicicleta. Mis hábitos de ejercitarme me definían claramente como un atleta. Me la creía por mis acciones y era un atleta. Hasta que lograba modificar mis hábitos a no hacer ejercicio y entonces cambiaba mis acciones, mis creencias y mi identidad de deportista en alguién que no lo es.

Nuestros hábitos nos definen como lo que somos. Somos el resultado de los hábitos que en estos momentos de nuestra vida están imperando. El tema es que a veces queremos ser diferentes a como somos ahora. Lograr lo que queremos ser tiene que ver con lograr que nuevos hábitos se presenten en nuestras vidas. Cada hábito nuevo inicia con un par de minutos en donde decidimos y empezamos el nuevo hábito. Y lo más importante es que la repetición del hábito siga y continúe hasta que, repetición tras repetición, vaya consolidándose como un hábito real y constante. Entonces, tu nueva identidad emergerá. Tú creencia se modificará y tu ser cambiará.

Entonces, el objetivo más que leer un libro es convertirnos en lectores. El objetivo más que correr esta mañana es convertirnos en corredores, en deportistas, en atletas.

El objetivo podría ser en convertirnos en personas alegres y felices. Podría ser que nos convirtiéramos en personas amorosas. En personas generosas. En que seamos personas sanas. Nuevas identidades que pueden surgir y consolidarse con nuevos hábitos. Podemos convertirnos en personas así, si así lo queremos y nos aplicamos en cambiar nuestros hábitos.

Hoy tenemos una variedad de hábitos en nuestras vidas que se manifiestan en una identidad actual que no necesariamente nos ayuda, que nos tenga contentos o que sea provechosa.

download (9).

Si cambiamos nuestros hábitos, nos podemos convertir en personas nuevas. 

Cambia tus hábitos y cambiaras tu vida.

Buen fin,

Jorge Ocaranza Freyria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s