Los incendios en nuestras vidas

Ayer a la una de la tarde, al parecer algún chaval estaba jugando con juegos pirotécnicos en una de las colonias más pobres de Zihuatanejo.

Empezó de repente un incendio que se propagó por una casa, luego dos y finalmente se quemaron más de 150. El incendio fue feroz y como las casas estaban una junto a la otra, fue muy difícil de controlar . Al parecer no se perdieron vidas humanas. Pero todos los bienes de las casas incendiadas. Todos.

En esa colonia vivían 5 familias que trabajaban con nosotros en Pacifica. Además de una de los niños que asisten a Casa de Niños del Pacifico. Se quedaron con lo que tenían puesto y durmieron con parientes  y conocidos.

La vida no es justa. No te avisa lo que viene. Ni lo que te tiene preparado para ti y los tuyos. Pareciera luego que a los que menos tienen, les llueve más o como en este caso, les incendia más la vida.

Pero no lo creo. Todos tenemos nuestra buena dosis de “incendios” en nuestras vidas. Casi todos por cierto bastante grandes y dolorosos.

Los incendios nos desinstalan, nos mueven y nos hacen salirnos de nuestra zona de confort.Hacen que saquemos lo mejor de nosotros y de los demás.

Me imprediosó mucho el saber que a varias gentes les llegó el incendio muy pero muy cerca y logró apagarse – o lograron apagarlo -. Cuantas veces nos ha llegado muy cerca tal o cual incendio y por esa vez no nos tocó.

Los incendios limpian y abonan la tierra. Hacen sin duda que crezcamos. A veces a trancazos, a quemadas y a empujones. Pero terminamos creciendo y haciendo crecer.

Nuestro corazón está con la gente que perdió todo. Pasarán una Noche Buena digamos diferente. Habiendo perdido todo lo material, pero con la esperanza de que lo que venga sea mucho mejor. 

Así pasa luego. Hay que perder todo para renovarse y ser diferente y por supuesto llegar a ser mucho mejores.

Te deseo que existan muchos “incendios” en tu vida. Que te hagan renovarte y crecer. Que despierten ese corazón generoso y amoroso que luego tenemos escondido y agazapado.

Te deseo que “tus incendios” hagan que salgan a la luz esos talentos que te fueron entregados y encargados para que los uses para los demás.

Deseo que ante los incendios de los demás saques lo mejor de ti y seas bálsamo, amigo, apoyo y fortaleza de ellos.

Que Dios te siga bendiciendo y que esta Noche Buena sea un momento en donde te entregues, medites y disfrutes de tu persona, de tu familia y de tus amigos.

Por lo que más quieras se feliz. Te tienes a ti y a muchos que te quieren, respetan y admiran mucho.

Feliz Noche uena.

Con mucho cariño,

Jorge Ocaranza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s