Todos queremos ser parte de ciertas historias.

En nuestro reciente viaje a Oaxaca, tuvimos la visita a una finca de café. Me interesaba mucho porque tengo la idea de servir un café de primera en el hotel. Un café del cual nos pudiéramos sentir orgullosos. La idea de poder ir hasta el lugar donde crecía el café y poder encontrar lo que buscaba era muy atractivo.

El viaje hacia la finca de café duró tres horas. Y durante todo ese tiempo, el guía nos fue platicando sobre el café, la finca y demás. Que si hay mas de 150,000 variedades de café, que si se pueden hacer injertos. Que si se traen semillas de Colombia, Jamaica, Africa y Costa Rica. Que si la finca que compraron como cooperativa es de 350 hectáreas. Que si decidieron dedicarse al café orgánico. Que para que sea orgánico no hay que ponerle ningún químico. Entonces la planta de café es muy susceptible a las plagas. El gusano barrenador se mete a la raíz y acaba con la planta. Pero le gusta el alcohol. Si le pones una botella junto, sale, se embriaga y muere. Luego la roya, que ataca a las hojas, que finalmente son como celdas solares y que si le quitas las hojas, pues la planta y la producción del café se acaban. Y entonces que si estas plantas están en un 60% de sombra. Por lo cual han desarrollado una bola de tratamientos orgánicos para tratar a las plantas y a las hojas de cuanta plaga aparece. Por supuesto que recogen las cerezas de café a mano, porque cada una madura a su tiempo y hay que hacerlo a tiempo. El tostado es lo mas importante, porque la temperatura y el tiempo le pueden quitar el sabor al producto final. Pero que creen, el año pasado participamos en una competencia a nivel internacional y tenemos una variedad de café que se llama Geisha. ¿Que lugar creen que sacamos ?. ¡Pues sacamos el segundo! ¿ Mucha producción ? No, por supuesto que no todavía. El precio del café andará sobre los 150 pesos por kg. Pero el de Geisha andará sobre un peso por gramo. Exacto como $ 1,000 el kg. Lo malo es que casi no tenemos. Así que cada uno empezó a ofrecer mas y mas por el dichoso café premiado Geisha; de una finca de café ubicada a 1,600 metros y que era un verdadero “ícono” de la zona de Puerto Escondido, puerto que habría sido construido precisamente para todo el tema del café. Obvio sin que nadie lo hubiese siquiera probado.

Nuestro querido guía / vendedor / cuentero profesional / mercadólogo / conocedor, tuvo el beneficio de tenernos encerrados y medio impuestos a escuchar su larga y buena historia. Sin embargo me cayó un gran veinte.  ¡ Como nos gustan las historias ! Nos encanta adornar, emocionar, ampliar y ponerle mucho queso a los tacos. Creo que sirve de mucho. Nos encanta y preferimos cuando las cosas tienen su historia que nos haga sentir que pertenecemos o que nos conectamos con una persona, con un producto o con un servicio.

Creo firmemente que tenemos que definir ( se vale medio inventar y adornar ) la historia de nuestros productos y servicios.  Creo que le sirve a la familia del negocio y a los clientes saber de esta historia y que finalmente quieran ser parte de la misma. En el caso del café; el como habían conseguido una finca casi destruída en uno de los mejores lugares para el café. Como habían trabajado e invertido lo que no tenían, pero a fuerza de determinación, mucho trabajo y reglas estrictas o casi religiosas, habían podido cosechar un café que ha ganado los mejores lugares en el mundo. Como realmente tiene un sabor y  un aroma que son fruto de tanto trabajo y bla bla bla.

Se antoja comprar y ser parte de esa historia.

Me parece que todos queremos ser parte de ciertas historias. De historias bonitas. De historias de esfuerzo. De historias de perseverancia. De historias de éxito.

¿ Tu historia es una historia que tu quieres ser parte de ella ?

¿ Los demás quieren ser parte de tu historia ?

¿ Es una historia digamos que tiene muchos valores y que se antoja ?

¿ Estás a tiempo de redefinir tu historia y hacértela mas agradable y “apetecible”?

¿ Valdría la pena hacerlo ?

Pienso que esto de las historias es fundamental y bien podría aplicarse a empresas, grupos de trabajo, productos y hasta países. Obviamente que cuando el producto cumple con la historia es cuando la magia se cumple.

Trabajemos en nuestras historias y busquemos que los demás quieran ser parte de ellas.

Saludos,

JOF

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s