Los milagros del dia.

Hay ocasiones cuando te das cuenta con mas claridad  de que suceden eventos en tu vida diaria que modifican tu vida y la de los demás.

Estaba sentado en un restaurant, tomándome un sandwich antes de pasar a la sala de espera para tomar un avión a la ciudad de Mexico. Tenía una cita para el dia siguiente y debía interrumpir mi semana de trabajo en Ixtapa. Debido a esta cita, mi mujer tendría que regresar por carretera y tuvimos que hacer toda una logística que afectaba a varias personas. En el último momento, recibí la llamada del responsable de mi cita y me informó justo a tiempo de que la cita había sido cancelada. Me dijo que no me había llamado antes porque su celular se había caído y su pantalla se había estrellado. Y que hasta hace 5 minutos había podido darse cuenta del estado de la cita y se había entonces comunicado conmigo.

El vuelo se había retrasado unos 30 minutos por tráfico en la ciudad de México y por esa razón aún no había entrado a la sala de espera del aeropuerto. La señorita del mostrador me canceló mi pase de abordar y me hizo favor de cambiar la fecha de mi vuelo.

En eso, llegó un señor con sus dos hijos para  registrarse para el vuelo. Gracias a que el vuelo se había atrasado, yo había estado terminando de comer y no me había metido a la sala de espera. Gracias a que recibí esa llamada precisamente en ese momento yo estaba cambiando mi boleto. Y como estaban cambiando mi boleto, el vuelo aun no se había cerrado. Y como no se había cerrado, esta familia se pudo subir al avión.

El señor se había quedado pálido al esperar por unos segundos la confirmación de operaciones de que podrían subirse al avión. “ Es que tengo una emergencia en mi casa y tengo que subirme a como dé lugar señorita”.  “Si pero, no puede llegar 10 minutos después del horario de salida y pretender que ocurra un milagro para que se suba ”  contestó semi-amablemente la ejecutiva de la linea aérea.

El milagro, o la serie de acontecimientos milagrosos ocurrieron y la familia voló y yo me quedé.

Saliendo del aeropuerto, vi el cielo totalmente cerrado y algunos relámpagos aparecer en el horizonte. No pude dejar de pensar: “ Imagínate que el avión se caiga. Yo me salvo y ellos no…”

Creo que mas que ponerme dramático, el tema es darnos cuenta de que el destino divino se confabula luego para que suceda lo que tiene que suceder y no suceda lo que no tiene que suceder. Para mi, el destino divino es Dios que nos acompaña en este caminar hacia nuestro destino. Para que cumplamos con nuestro propósito.

¿ Existe entonces de verdad el libre albedrío ?

¿ Seremos realmente libres de escoger en la vida ?

¿ Nuestra libertad se combina junto con la libertad de otros para lograr que los destinos nuestros y de otros se cumplan ?

¿ Serán nuestros días una serie de “milagros” que se entretejen y nos llevan a cumplir con nuestro propósito ?

¿ Te das cuenta de repente que suceden milagros en tu vida diaria para ti y para los demás?

Saludos

JOF

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s