King Richard, hacedor de milagros.

Will Smith es un actor que ha tenido gran éxito en el cine. Además, ha dedicado mucha de su pasión a impulsar la superación de las personas. Hablando del Plan y de la Disciplina, es quien me ha estado enviando diferentes mensajes para que me aplique. Curiosamente “me mandó” ver la película de King Richard para regalarme algunos mensajes y propuestas.

Richard Williams es nada menos que el padre de Venus y Serena, quienes se convierten en todas unas ganadoras en el tenis; la segunda considerada como la mejor jugadora de todos los tiempos.

Richard nace en la época «final» de la segregación y le toca sufrir personal y físicamente las increíbles diferencias entre blancos y negros. De chico, mientras unos blancos lo golpeaban por haberlos tocado sin querer, ve como su padre observa la escena y lo deja solo. Se acostumbra pues a múltiples agresiones físicas y emocionales. Vive en las colonias de la gente de color y observa como la delincuencia, las drogas y la inequidad hacen que los jóvenes no logren salir adelante.

Sin embargo, nuestro querido Richard hace su Plan, lo escribe, lo repite y sueña con que dos de sus hijas se vuelvan campeonas de tenis. Tenía una lista interminable de razones por las que seguramente no lo lograría. Su raza, su condición económica, sus vecinos, su colonia, la gente que lo pudiese ayudar y hasta el clima.

Richard planea desde tener a las futuras dos hijas campeonas y junto con su mujer, día a día lucha porque su plan se cumpla. A pesar de todo, hasta de él mismo.

El destino ayudó también porque en un momento de máxima presión está a punto de hacer una locura, pero El Plan de Él también cuenta y funciona en nuestras vidas y lo salva milagrosamente, así que Richard sigue tras su plan sin importar la lluvia, sin importar que tenga que rogar y volver a rogar. Una pequeña oportunidad que él consigue se convierte en la puerta que les permite llegar a la siguiente puerta y lograr abrirla hasta que lleguen a la siguiente puerta.

Will nos regala esta historia de coraje, de determinación, de verdadera necedad por cumplir con los sueños y planes de un hombre formidable. Richard sabe que su sueño es también el sueño de miles de padres y niñas de color y que no les puede fallar. 

La inspiración es increíble y nos recuerda, me sigue recordando, sobre la importancia de tener claros nuestros planes, de ponerlos por escrito, llevarlos con gran disciplina, vivirlos a pesar de nosotros mismos y entonces lograr crear verdaderos milagros.

Te invito a convertirte en un creador de milagros.

Se necesitan mas creadores y más milagros…

Abrazo,

Jorge Oca

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s