El aviso.

Hay veces  en la vida, en que el Universo “levanta la ceja” y decide enviar un “estate quieto” o una llamada de atención. Como siempre, teniendo en cuenta el bienestar o la mejor conveniencia para el sujeto – yo -.

Esta vez, después de llevar cotidiana y metódicamente a mi cuerpo a niveles no sanos de colesterol, exceso de grasa visceral y temas así, decidió “mandarme” un pequeño aneurisma en una de las arterias de mi querido cerebro. La consecuencia fue que la mitad de mi cabeza estaba a una temperatura y la otra no. Era muy notorio. Pequeñas gotas de sudor se veían en una mitad, mientras que la otra mitad estaba calientita. Al principio fue “simpático”, pero muy pronto ya no lo fue. Después de una serie de “Diosidencias” con respecto a doctores, la resonancia magnética mostró el problema. Una pequeña mancha en la zona neuro-tulastraes nos mostraba donde era el tema. Nombres nuevos de Síndromes que querían marcarme de ahora en adelante. Ni siquiera los repito porque ni siquiera me interesaba saber más de ellos. No iba a perder mi energía ni mi paz en lo que podrían ser.

En las entrevistas médicas y de urgencias había confirmado que había sido muy sano hasta ahora. Era sano, seguía siendo sano.

Después de unos días y de varios estudios, el doctor proclamó que mi tema era de colesterol alto. Por herencia y por ser caucásico – blanco – , generábamos mas colesterol. Si a eso le agregas tus hábitos alimenticios y el hecho de que estuviese fuera entrándole en serio a la comida, entonces tuve este aviso, que afortunadamente quedó en eso. “Tu corazón, tu cabeza y las demás arterias y demás están bien.”

Photo by Anna Shvets on Pexels.com

“Lo que te salvó fue el ejercicio que haces. Debes desde ahora tomarte una pastilla a las 10 pm para controlar tu colesterol – Lipitor – y una aspirina protect. Tu corazón, tu cerebro y la posibilidad  de cáncer en el aparato digestivo se reducirá significativamente. Tienes que hacer la dieta mediterránea; baja en azúcares, grasas saturadas y grasas animales. Y por supuesto hacer ejercicio 3 o 4 días a la semana. Los demás días tienes que caminar al menos 10,000 pasos.

Photo by Richi Tejada on Pexels.com

Estoy convencido que estoy entrando a la tercera parte de mi vida y que sin duda será la mejor hasta ahora. Pienso aprovechar “el aviso” y mantener a mi cuerpo o hardware al puro centavo.

He sido avisado. Haré caso. Cooperaré al 100 con mi cuerpo. Para poder seguir haciendo, soñando, logrando, enseñando, curando y todo lo que Él quiera que yo haga.

Saludos, abrazo de un nuevo hombre avisado que sobre todo agradece a la vida, al universo y a Él lo bendecido, cuidado y demás.

Gracias, gracias, gracias.

Photo by Pixabay on Pexels.com

¿Tú te vas a esperar a que recibas “el aviso” de lo que ya sabes que tienes que cambiar?

¿Ya lo recibiste y aún persistes en no cuidarte?

El ser sano en muchos sentidos es en gran parte una decisión que debemos tomar. No debería haber pretexto para no tomarla y serlo.

¡Vamos equipo!

Jorge Oca

16 comentarios sobre “El aviso.

  1. Martha Gómez

    Se vé muy bien Inge, y primero Dios estará muy bien, pues le ayuda mucho llevar siempre una alimentación saludable y mucho ejercicio. Primero Dios estará bien

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s