El espíritu del Compromiso

El “espíritu” de la palabra Compromiso estaba desolado. Hace mucho tiempo que le fue encargado el cuidado y seguimiento de todo lo que la palabra Compromiso significaba y ya no sabía ni por donde ayudar a su pobre palabra encargada.

Poca gente le daba valor alguno y “el espíritu” sabía que poco respeto se le daba a  esa palabra que tanto significaba y podría representar en las vidas de tanta gente.

El espíritu veía a diario como la gente había perdido el Compromiso con ellos mismos. Era ya muy frágil, muy endeble y sujeto a romperse ante cualquier contratiempo. A la gente parecía que cada vez le costaba fijar y cuidar el Compromiso al cuidarse física y emocionalmente. “Les ganaba” cada vez con mas facilidad todo lo que el mundo ofrecía para satisfacerlos de manera inmediata. El espíritu había luchado como los grandes para fortalecer a su querida palabra. Pero día a día el Compromiso había flaqueado y sucumbido.

Photo by Ian Elif on Pexels.com

Hasta llegó a pensar en que sería relevado de su papel, de su misión. Pensó en que preferiría ser el espíritu de una palabra mas sencilla, como perro, piedra o vapor de agua. Entonces recapacitó y pensó que también estaba dándole la vuelta al mismo Compromiso. Redobló esfuerzos y movió cielo, mar y tierra para defender a su palabra.

Vio y sintió horrible al ver tantas mentiras y miserias. Tantos niños no deseados y abortados. Tantos matrimonios y amistades rotas. Tanta violencia. El espíritu del Compromiso sufrió y lloró.

Pero este fin de semana pasado, el espíritu de la palabra Compromiso se iluminó y sonrió. Resulta que asistió a la ordenación para sacerdotes de una media docena de jóvenes. Pudo sentir ese Compromiso joven, fuerte, sincero, profundo e increíble de los muchachos.  Sintió que su propio compromiso con la palabra compromiso crecía y le hacía crecer su cansado corazón. Tuvo Fe en que las brasas de esta palabra tan necesaria en nuestros tiempos seguían vivas y calentaban e iluminaban nuestras vidas.

El espíritu del Compromiso está de nuevo en pie de guerra. Nos invita a que saquemos nuestro “Fuá” y nos comprometamos. Con ese valor y ese corazón que tenemos dentro. Que nos comprometamos con aquello que querramos. Con nosotros mismos, con nuestros prójimos, con nuestro país, con nuestro Dios.

Ya es tiempo.

El Destino nos llama.

El espíritu de la palabra Compromiso nos necesita.

No le fallemos.

Photo by Chad Witbooi on Pexels.com

Abrazo cariñoso,

Jorge Oca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s