Serpientes y Escaleras.

Hablábamos en una junta de comité ejecutivo el que era muy importante el tener un objetivo en la vida. El tener bien definido el porqué de todo lo que hacemos. Fue entonces como percibimos que de cierta manera, la vida es como un juego de serpientes y escaleras. Un tablero en donde tienes que llegar de la casilla 1, digamos a la 100. El camino esta, lleno de experiencias en cada casilla. Temas que nos hacen aprender, crecer, expandirnos y demás. Eventos que hacen que nuestros cuerpos, nuestra mente y nuestros corazones logren el aprendizaje, “se gradúen” y avancen en el juego. 

Cuando logramos actuar con el corazón y por decirlo de alguna manera, actuamos bien, de repente logramos conectar con una escalera y subimos en el tablero del juego. A veces avanzamos unas cuantas casillas, otras veces avanzamos mucho y temporalmente nos acercamos a la meta, al final, a la casilla 100.

Sin embargo, no tardamos en seguir con el juego, en actuar no de la mejor manera, en descuidarnos a nosotros y a los demás y caemos en la casilla de las serpientes. Bajamos entonces algunas casillas o a veces de plano casi hasta el inicio del juego.

El propósito entonces es usar las herramientas que tenemos, “tirar bien nuestros dados” usar las escaleras que nos han servido en el pasado y seguir en busca de la casilla final.

En este caminar por el tablero, hemos aprendido algunas lecciones importantes que vale la pena compartir. La primera es que no es tan importante en qué parte del tablero te encuentres, en tal o cual momento. El chiste es tener la vista y el corazón puestos en la famosa casilla 100. En evitar las dichosas serpientes y en tener el paso firme.

La segunda es que hay serpientes que se logran saltar sólo con la ayuda de otros. Pareciera que la idea inicial es que hagamos solos este trayecto en el juego, pero aprendemos en el camino que juntos se pueden saltar esas dichosas casillas que tantas veces nos han hecho bajar bien y bonito.

A mí, la lección que mas me ha gustado es que mas que llegar solo, el objetivo es ayudar a otros a que también lleguen.

Ganar en el juego es llegar al dichoso 100 con otros a quienes les hemos ayudado en el camino a subirse a su escalera, a evitar las serpientes y a perdurar durante el juego.

Leí en alguna parte del instructivo del juego que hay un bono de puntos al final para las ocasiones y el grado de impacto que un  jugador tenga sobre el juego de los demás. Pareciera que uno de los objetivos importantes del juego es que tanto logra el jugador impactar la vida de los demás.

¿En qué posición del tablero vas en estos momentos? ¿Realmente importa?

¿Ya aprendiste que para saltar algunas de las casillas de las serpientes tienes que hacerlo acompañado de alguién mas? ¿Con la compañía de Él?

¿Qué tanto has impactado la vida de los demás en tu juego? ¿Es parte fundamental de tu misión, o mas bien un accidente que a veces sucede?

¿Ya aprendiste a que jugando desde el corazón avanzas y haces avanzar mejor?

Que tengas un buen día en este juego.

Te mando un fuerte abrazo.

Jorge Ocaranza Freyria

Un comentario sobre “Serpientes y Escaleras.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s