Lo más importante es tener claro lo más importante.

Bedoya estaba hecha realmente bolas. No es que siempre haya tenido clara la mente. La verdad que no. Desde chica sus sentimientos, prejuicios y hasta los demás, no le habían ayudado a que supiera lo que realmente tuviera que hacer. Sus amigos de la escuela la habían metido en grandes aprietos. El cigarrito para empezar, las cubas después, la mariguana y finalmente la cocaína la habían terminado de perder.

Recordaba cuando su familia había sido lo mas importante. Aquellos desayunos de los fines de semana. Aquellas vacaciones en familia. Recuerdos de cuándo todo marchaba según esto bien. Recordaba cómo habían empezado los problemas en el trabajo de su papá. Luego faltaría el dinero. Su padre terminaría por irse. Su mamá por encargarse de ellos.

“Bedo” era una buena mujer. Tenía una mente ágil, coordinada, que le gustaba aprender y seguir aprendiendo. Su corazón era todavía mejor. Tenía una disposición de fondo por atender y preocuparse por los demás. Le costaba mucho ver a alguien necesitado y “seguirse de frente” sin ofrecerle su ayuda. Era fácil para ella ponerse en segundo lugar ante las necesidades de los demás.

Tocó fondo cuando despertó un domingo en la mañana en una celda de una de las delegaciones del sur de la ciudad. Seguía drogada y no tenía ni idea de cómo había llegado a ese lugar. Una trabajadora social se había compadecido de ella y se la había llevado a un albergue que trataba la drogadicción entre mujeres de la calle. “Bedo” fue saliendo de donde había estado “encerrada” en los días anteriores y fue haciéndose consciente de su realidad y de los temas que había dejado pendientes. Su hermano menor dependía de ella. “Bedo” había ingresado a un tecnológico gracias a una beca que había ganado. Sabía que había un par de cosas más importantes que no recordaba en ese instante, pero que “tenía” que arreglar ya.

Pero estaba por lo pronto internada en esta institución. Entre muchas mujeres como ella. Perdidas, solas y con mucho miedo. Hasta que escuchó en una de las pláticas a las que asistió la siguiente frase : Lo más importante es tener claro lo más importante. “Así, chicas, es que dedicaremos las siguientes semanas a definir en sus vidas que carambas es lo más importante. A partir de ahí podrán de hecho rehacer sus vidas.”

Toma ahora una hoja (o tu celular, pues) y escribe cuales son las cosas mas importantes en tu vida.

Numéralas del 1 al 10 en orden de importancia.

Ten muy clara la lista que acabas de definir.

No la pierdas de vista y enfócate en eso.

Cuando “te pierdas”, vuelve a hacer tu lista.

Buen dia,

Jorge Ocaranza Freyria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s