Enamoradores profesionales


Fotos de María

Volvernos enamoradores profesionales es una decisión voluntaria que puede cambiar tu vida.

Julie abrió los ojos y como todos los días lo primero que hizo fue darle gracias a Dios por todas las bendiciones de su vida. Le daba gracias por su salud, por su mente y por su corazón. Seguía con su trabajo, sus familiares y sus amigos. Le daba gracias por todas las bendiciones que recibía. Y normalmente terminaba dando gracias por la relación que llevaba con El.

Había dormido sus 8 horas y se sentía de maravilla. Se acordaba del tiempo cuando dormir 6 horas era todo un lujo. Siempre había algo que no la dejaba descansar bien. Y tarde que temprano pagaba las consecuencias. Ahora defendía su tiempo de dormir. Sobre todo de ella misma. Su energía, concentración y hasta carácter habían cambiado de manera importante.

Se arreglaba bien. Se tomaba el tiempo para estar más guapa para ella y para los demás. Ella sabía que era importante. Estás épocas en que “se gustaba” eran fenomenales. Era una satisfacción muy interesante la de poderse dedicar tiempo a ella misma. Era cuestión de planearlo y llevarlo a cabo. Su autoestima se alimentaba de estos momentos.

Hacia ejercicio por las tardes porque la entrada a su trabajo era temprano. El ejercicio le ayudaba mucho a sacar su estrés y eso de que el ejercicio generaba endorfinas era más que cierto. Era la base para tener buena salud. Física y mental. Tenía mucha energía, era más positiva y como que tenia más que dar.

Llegaba a su trabajo con bastante tiempo de anticipación y hacia un pequeño ejercicio de enfocarse en los puntos importantes de su trabajo y su día. Visualizaba su interacción con su cliente. Julie sabía  que para poder vender, primero tenía que comprar. Tenía que darle primero a su cliente para después recibir. Nunca funcionaba de la otra manera.

Tenía que hacer sentir a su cliente que realmente el centro de la atención era el mismo cliente.  El primer saludo era importante. El lograr escucharlo era clave. El poder hacer una conexión con el cliente era fundamental y para Julie no solo era un reto sino un honor personal lograrlo

Claro que iniciaba saliéndose de sus zapatos y poniéndose en los zapatos del cliente y de su familia.  Siempre era una batalla que no terminaba de librar; el olvidarse de si misma y de lo maravillosa que era. Sus zapatos a veces estaban “muy apretados” para poder dejarla salir. El enfocarse por completo con su cliente era el tema.

Un día se dio cuenta  de que su trabajo era ser una enamoradora profesional. Enamoraba al cliente prestándole atención, encontrando algo del cliente que le gustara sinceramente. Si el cliente percibía que a Julie le gustaba algo de el; entonces generaba un efecto muy fuerte.

Julie buscaba satisfacer las necesidades del cliente. Necesidades que en ocasiones desconocía el cliente. Ayudaba también que el cliente venía de tener experiencias nefastas con otros vendedores.

Julie practicaba sin pensarlo bien eso de ser vendedora profesional con cualquier persona que interactuaba con ella. Con su pareja, con sus hijos, con sus jefes y familiares. Y con cualquier persona que quisiera comprarle o venderle un producto o servicio.

Había logrado perfeccionar el círculo virtuoso de hacer una compra chica (saludo, plática) y luego llevar a cabo una venta chica (generando una invitación o un pequeño compromiso), para luego hacer una compra mediana que la llevase a una venta mediana y así hasta llegar a una conexión y a una relación que terminase a veces en el famoso “tercer nivel”. Nivel en donde podía ya hablar sobre cosas personales con sus nuevos amigos.

Cuando ella lograba extraerse de buscar su interés propio y buscaba de corazón el del cliente, ocurría la magia. Magia que le traía consigo la venta, pero sobre todo una satisfacción muy grande por haber servido al cliente. Un sentimiento parecido al amor.

En esta época de su vida se sentía más amorosa. Como que se iba acumulando amor dentro de ella y de alguna manera lo tenía que sacar. Sus hábitos alimentaban esta plenitud y satisfacción personal. Y sus experiencias positivas con los clientes hacían un círculo virtuoso en ella y su trabajo.

Esto de darse uno mismo era una cosa curiosa. Puedes pensar en deshacerte de la práctica de darte a los demás. Si logras dar mucho de ti;  se te regresa. Si logras no dar nada de ti mismo; lo pierdes .

En la vida todos hemos sido en algún momento dado “enamoradores profesionales”. Es un estado emocional que requiere que nuestra mente y nuestro físico estén conectados con nuestro corazón. Como todo en la vida, requiere de una decisión y de un compromiso por lograrlo. Y por supuesto de practicarlo hasta que sea algo natural y profesional como Julie.

¿Que partes de los hábitos fundamentales de un vendedor profesional no están bien   en   tu vida ? ¿Eres agradecido? ¿Duermes bien?¿Haces ejercicio? ¿Cuidas tu autoestima?

¿Los fundamentos de la venta están bien cimentados en ti? ¿Darte a tu cliente? ¿Enfocarte en el? ¿Salirte de tus zapatos? ¿Buscar su interés? ¿Hacer la conexión?

Que tu decisión por convertirte en un vendedor profesional sea lo que te mueva a convertire en uno.

¡¡Brilla y se feliz!!

Muchos saludos.

JOF

8 comentarios sobre “Enamoradores profesionales

  1. Adan

    Muy cierto todos debemos ser enamoradores para con tu cliente y conectar nuestros sentidos con nuestro corazon si queremos ser profesionales en lo que hacemos ……..

    !!

    Me gusta

    1. Lic. Jesus C. Iturbide

      Estoy convencido que en ventas de intangibles ” tocar el corazón ❤️ ” de tus clientes debe de ser el primer pensamiento, y así de manera inconsciente se da el primer paso, logrando la confianza de tu cliente o prospectos.
      Me funciona logrando ventas fuertes y sólidas.
      Aún que para ser honesto, de vez en cuando se olvida.🙄

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s