Los milagros que trajo Harvey

Para todos aquellos que luego le andamos pidiendo a Dios que se manifieste entre nosotros y nos haga unos milagros espectaculares para que nuestro mundo cambie y se vuelque hacia El; pues estamos en medio de uno grande e increíble.

El huracán Harvey inició su trayectoria a un centenar de kilómetros al este de  las islas de Barbados en el Atlántico. Fue dirigiéndose hacia tierra firme y cruzó por la peninsula de Yucatán sin mayores repercusiones. Luego llegó al golfo de México y fue deambulando al norte hacia Texas, en donde finalmente se estacionó sobre el area de Houston.

Y después de haber viajado miles de kilómetros, la naturaleza lo “estacionó” en donde tenía que llegar y hacer lo que tenía que hacer. Llegó a un lugar en donde las divisiones, las discriminaciones y la polarización estaban llegando a niveles muy altos.

Harvey dejó caer su agua sobre todos e inundó tanto a republicanos como a demócratas. Dejó sin casas a latinos y a orientales. Permitió que musulmanes, protestantes y budistas perdieran todo. Sorprendió a supremacistas blancos y a los negros más amorosos.

El tamaño del desastre no se termina de conocer. Los cálculos de la cantidad de agua que cayó, de la devastación económica y del número de perdidas de vidas humanas aún no se conocen. Lo que siguió después del desastre fue lo verdaderamente milagroso.

La solidaridad, la hermandad y el ayudar al necesitado superó cualquier frontera que hubiese podido existir. Los vecinos salieron a salvar vidas.  Los que tenían lanchas, tractores o camiones evacuaron a miles. Muchas personas viajaron cientos de kilómetros para ayudar. EL espíritu de misericordia  inundó también a todos los corazones.

Salvaron a niños y a recién nacidos. Rescataron a personas de la tercera edad. Pusieron a salvo a miles de familias y a sus mascotas.  El milagro unía a personas de diferentes lugares, diferentes razas, diferentes religiones y diferentes creencias. Se abrazaban y lloraban junto. Se daban unos a otros sin mayores temas que el ponerme en tus zapatos y darte mi ayuda porque en esos momentos la requerías más que nada.

Las diferentes iglesias, mezquitas y sinagogas abrieron sus puertas a refugiados y a las toneladas de ayuda que empezaron a llegar de todos los Estados Unidos.  El ejército desplegó miles de guardias nacionales para organizar la ayuda. Llegaron todo tipo de víveres; agua, comida, y ropa. Colchas, medicina y mucho apoyo y cariño de miles de personas que se volcaron a ayudar.

Por primera vez en mucho tiempo me pareció ver a los americanos  verdaderamente unidos. Si hubiese un “amorómetro”, o un “solidariómetro” que pudiesen medir el amor o solidaridad entre un grupo de personas, podríamos haber visto los altísimos niveles que se están presentando en este lugar con un desastre tan impresionante.

Mas de 50 muertos, billones de dólares en pérdidas, cientos de miles de historias trágicas. Y en medio de tal desastre; el milagro de la hermandad, de la solidaridad, de la unión entre los hombres y mujeres que compartieron la tragedia. Un verdadero milagro que nos deja muchas grandes lecciones.

Cientos de historias que nos hacen volver a creer en nuestra esencia de hermanos.  Ver a la prensa replicando historias de solidaridad y no de divisiones, polarización y muerte ha sido muy reconfortante.

En su gran sabiduría, Dios permite “desastres” para que los milagros aparezcan. Para que bendiciones a veces “escondidas” surjan.

¿ Debemos estar mas enfocados en el desastre o en el milagro que luego surge ?

¿ Habrán habido ocasiones en que no te diste cuenta de los milagros o bendiciones escondidas que trajo un evento desastroso o malo en tu vida ?

¿ Siempre detrás de una tragedia, o de una pérdida o de un evento muy fuerte para nosotros habrá una bendición?

¿Es mas fácil ver estas bendiciones o milagros en las tragedias o desastres de los demás?. ¿De las nuestras?

Desde este terreno seco, se ve con claridad el milagro que Harvey llevó a Texas y a los EUA tras el desastre. De alguna manera pienso también que todo y todos estamos conectados.

Estoy convencido que una parte de las bendiciones escondidas de Harvey son para ti. Que no se te escapen.

¿Estas listo para el milagro que viene hacia ti?

Saludos

JOF

 

 

 

4 comentarios sobre “Los milagros que trajo Harvey

  1. Anónimo

    Al entrar la tormenta Harvey a Corpus Chiristi los vientos generaron un corto eléctrico y un incendio en una casa de inmigrantes mexicanos y todos se salvaron. Al regresar a su casa todo estaba en ruinas menos una imagen de la Virgen de Guadalupe que se conservó intacta y no tenía daños por el incendio, ni por las inundaciones, ni por el ciclón.

    Le gusta a 1 persona

  2. Jacky Garza

    Muy cierto, muchas veces vemos solo tragedias, pero no vemos lo que sucede después: un milagro………
    Cuantas veces Dios nos ha bendecido con algo sin si quiera darnos cuenta??????!!!!!!!!
    Hay que agradecer cada día por lo que tenemos, principalmente vida y salud y pedir por aquellas personas que sufrieron alguna tragedia para que salgan adelante y si está en nuestra manos ayudar sin esperar nada a cambio….. la mayor bendición!!!!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s