Ecco y el momento presente.

Ecco estaba desolado. Era uno de los cuatro delfines que estaban “invitados” a uno de los delfinarios de la zona de Playa del Carmen. De los cuatro preciosos animales, era el único que había nacido y estado en el mar; en la libertad. Cuando aún tenía tres años, se había enredado en una red de pescadores y se había golpeado muy fuerte en la cabeza con uno de los dos barcos que jalaban las redes. Lo habían rescatado, atendido y recluído en un delfinario.

Photo by Kira Louw on Pexels.com

Ecco había sufrido muchísimo. Había extrañado de manera muy intensa y casi insoportable a su familia. A su madre, a sus tías y a la manada. La separación le había roto el corazón. Luego sus heridas físicas y la comida que le daban lo habían forzado a adaptarse y a querer estar cada día mas fuerte y sano. Su ilusión máxima era regresar al mar. Él sabía que estaba muy cerca, pero ya desde hace varios años casi se había hecho a la idea de que no podría regresar. Sus compañeros eran otra historia. Todos habían nacido en cautiverio. Eran hijos e hijas de delfines que ya estaban en los delfinarios. Sus vidas eran mas tranquilas porque estaban acostumbrados a esto. A nadar entre cuatro paredes, a ser atendidos y apapachados por sus entrenadores y a convivir con tanta gente que venía, se metía al estanque y convivía con ellos. ESA era la parte que los mantenía cuerdos. Eran momentos en donde sus corazones se llenaban de energía amorosa y muy cálida.

Ecco y sus primos, así les decía, vivían para eso. El contacto con las personas era de lo mas llenador, satisfactorio y placentero. Vivían para eso y por eso.

Hasta que un día dejaron de venir los humanos. Algo pasó afuera que de repente las largas filas desaparecieron. Su presencia se extrañó y sus caricias faltaron. Ecco pensó que se volvería loco y que su corazón se desmoronaría en cualquier momento.

Es cierto que empezaron a entrar algunos empleados de los desarrollos y que los hicieron no perder la razón, pero fueron momentos casi imposibles de soportar. Los corazones de los delfines sufren y lloran como los nuestros. Así que Ecco y sus compañeros saltaban con todas sus fuerzas y caían fuerte sobre sus costados para intentar mitigar esos sentimientos.

Poco a poco la gente empezó a regresar y los delfines comenzaron a alinear sus corazones. Ecco agradecía el estar vivo, el tener a la gente de regreso. Eso si, extrañaba mucho al mar. Al profundo, increíble, bello e inmenso mar. Lleno de sus cardúmenes, de su familia y de tantas maravillas que ahí existían.

Photo by Daniel Torobekov on Pexels.com

Ecco aún recordaba como su madre le contaba cuentos de los humanos. De como algunos de ellos vivían encerrados en sus ambientes. De como sus mentes los torturaban y hacían sufrir. De como algunos de ellos habían “nacido mentalmente encadenados”. De como tenían que trabajar y luchar mucho por ver todo lo que sí tenían y no todo aquello que les faltaba. Su mamá le decía a Ecco de como el sentimiento de escasez  los hacia vivir tan tristes, tan llenos de miedo y demás.

Ecco veía como otro grupo de seis humanos se metía a la piscina y su corazón saltaba de contento. Esto es lo que había aquí y ahora. Y eso, le hacía muy feliz.

Buena semana y saludos a todos los ECCOS del mundo que andamos luchando por vivir disfrutando del presente. De ese momento divino que a veces cuesta tanto vivir y disfrutar.

Jorge Oca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s