La pedida de mi hija.

Ayer fue la pedida de mi hija. Día de celebración, de protocolo y de mucha intensidad. Tenía un par de objetivos muy claros para este dia; disfrutar y estar presente en cada instante del evento. Pasa tan rápido todo, que quería saborear cada instante. Fue un disfrute muy intenso, pero sobre todo, aprendí un par de cosas que creo puedan ayudarme en serio en el futuro.

Las expectativas para las palabras del papá de la novia (yo), eran altas, así que preparé con tiempo y conciencia mis palabras. Sabía que por lo mismo tenía un margen muy pequeño para lograr una intervención que nunca olvidarían. Hablé de María y lo importante que ha sido para nosotros, de Federico y de mi felicidad por ahora tener un hombre en la casa y de que caminen junto a Dios en su nueva vida. Un muy buen mensaje, interesante, balanceado, profundo, PERO yo diría que salió mas de mi mente que de mi corazón.

Aprendí que cuando hablas sobre todo con la mente, logras si acaso, conectar con la mente de los demás. En cambio, cuando dejas que tu corazón hable, y lo haga tranquila, libre y profundamente, entonces conectarás con los corazones de los demás.

Varios de los demás presentes en la pedida, hicieron la tarea y lograron liberarse de sus ataduras y hablaron con el corazón. Lograron conectar con los corazones de los demás y crearon magia y los milagros aparecieron.

Aprendí que las personas tienen una capacidad increíble de transformar a los demás al abrir sus corazones. Aprendí que todos tenemos verdaderos tesoros “amarrados” dentro de nosotros y que el chiste es atreverse a liberarlos.

Las lágrimas fluyeron como pocas veces había visto. Llegó un momento en que ya algunos simplemente las dejaban correr.

Aprendí que las lágrimas lavan, curan y sanan infinidad de heridas por falta de amor que luego todos traemos arrastrando. De ayer, de antier y de hace muchos años. La medicina de esta cadena de amor desencadenada por los presentes, iba sanando tantísimas heridas.

Entendí y aprendí que realmente muy pocas veces uno logra comunicarse abiertamente así. Con el corazón en la mano, buscando regalarle al otro un pedazo de uno mismo. Diciéndole cosas profundas y amorosas. Agradeciéndole tantísimas cosas.

María, mi hija, fue de las últimas en hablar y nos sorprendió de sobremanera con sus palabras. A cada uno de los presentes les regaló algo precioso. Se tomó su tiempo y les agradeció cosas importantes que habían hecho por ella, por su pareja o por algo importante de ellos. Curiosamente ese día en la mañana había leído sobre un abogado Leibowitz que había logrado salvar de la silla eléctrica a 78 personas que estaban destinadas a morir. Entonces él le preguntó al reportero que cuántas de esas 78 personas que habían salvado la vida gracias a él le habían dado las gracias. Lo increíble es que NINGUNA fue a agradecerle.  – Si vas a hacer algo por alguién – , decía, – hazlo porque así eres, no porque esperes que te lo agradezcan- . Porque no te lo van a agradecer.

Después de escuchar agradecer a mi hija a cada uno de los presentes, aprendí que el agradecimiento es probablemente una de las herramientas, o fuerzas o misil termonuclear que nuestro corazón/mente puede utilizar para conectar de una manera poderosísima con los demás.

Entendí lo codos, miserables, egoístas y tontos que podemos ser en esta vida al desperdiciar momentos importantísimos sin agradecer, sin compartir un poco de lo que somos, de lo mucho que significa la gente para nosotros y lo poco que se los decimos.

Me sentía humilde y lleno de agradecimiento por lo que la vida me enseñaba. Por lo que me compartía como un regalo precioso que podría usar en el futuro. Espero de corazón que te llegue a servir a ti también y que tengas el valor y la determinación para crear muchos momentos mágicos, llenos de amor  y  de agradecimiento con los tuyos.

Y por lo que más quieras, no te olvides de Él. Finalmente lo que tienes y eres es y ha sido porque Él te lo ha regalado (o prestado hasta ahora) con mucho cariño.

images (24)

Muchos saludos,

El Papá de la Novia

15 comentarios sobre “La pedida de mi hija.

  1. Federico

    Extraordinarios momentos que se recordaran toda la vida. Tuve la dicha de participar y quiero agradecerte a ti Jorge y a toda la familia Ocaranza Bortoni por todas sus muestras de cariño, por todas las palabras dichas, los abrazos recibidos y el recuerdo de un inmejorable día.

    Abrazo afectuoso,
    El papá del novio

    Me gusta

  2. Anónimo

    Tuve la dicha de estar presente, momentos extraordinarios que grabaron gratamente el corazón.
    Te agradezco Jorge y a la familia Ocaranza Bortoni todas sus muestras de cariño, todas las palabras dichas, todos los abrazos recibidos. Agradezco enormemente el recuerdo de un día inmejorable.

    Abrazo fuerte,
    El papá del novio

    Me gusta

  3. federicogogo

    Tuve la dicha de estar presente, momentos extraordinarios que grabaron gratamente el corazón.
    Te agradezco Jorge y a la familia Ocaranza Bortoni todas sus muestras de cariño, todas las palabras dichas, todos los abrazos recibidos. Agradezco enormemente el recuerdo de un día inmejorable.

    Abrazo fuerte,
    El papá del novio

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s