Hoy inicia el resto de tu vida.

Viridiana había sido una niña muy alegre, inquieta y divertida. Era la menor de 6 hermanos y aunque no era la más inteligente, era la que le ponía mas alegría a la casa. Vivía en las afueras de Acapulco y su pasión eran sus perros y sus gatos. Hace como 17 años, su hermano Pancho comenzó a fumar mariguana, luego a venderla, hasta acabar levantado y asesinado por la nueva banda que quería controlar Acapulco.

Fueron amenazados y su hermano Pancho, tomando un dinero de la venta de los animalitos de papá, se llevó a “Viri” al otro lado. Dos semanas después llegarían finalmente a un pueblito a las afueras de Charlotte N.C. en donde la prima del amigo del vecino los recibió y consiguió trabajo.

Viri estudió su High School, no dejó nunca de trabajar y de enviar dinero a sus papás. Se casó, tuvo dos hijos y al igual que millones de compatriotas nunca volvió a visitar a su familia. Hasta que le hablaron y le dijeron que la enfermedad de los riñones de su papá se había complicado mucho. Los cambios en el sistema de salud del país, le habían ocasionado por falta de unas diálisis necesarias daños irreparables. Le quedaban días a don Trini.

Viridiana se armó de valor y compró un boleto de avión Charlotte / Houston, Houston / Acapulco. El avión de Charlotte salió 20 minutitos tarde. Viri tuvo que volver a documentar – porque era otra línea aérea – y pasar seguridad en Houston. Le tocó la línea 3 que afortunadamente era la más corta. Pero le tocó un viejito en silla de ruedas enfrente y se tardaría unos 8 minutos de más. Corrió hasta la puerta 34 y con horror vio como ya no había nadie y la puerta del avión se había cerrado. Había perdido el vuelo directo de las 9:14 para Acapulco. La señorita se apiadó de ella y le intentó buscar otro vuelo directo para Acapulco.  Todos estaban llenos.

Hasta que encontró un lugar a la CDMX para luego volar a Zihuatanejo. Fue lo mejor que pudo lograr. Todos los vuelos a Acapulco estaban llenos. Lo que ignoraban ambas es que dos mega convenciones habían cambiado su destino de China a Acapulco por lo del coronavirus y no había lugar en los vuelos.

Tomó el vuelo a la CDMX, por cierto muy a tiempo y en la sala contigua a la que había perdido su vuelo. Llegó al aeropuerto de México y de nuevo tuvo que recoger su equipaje, pasar migración y documentar su vuelo. Ahí se formó en la línea de compra de boletos de Interjet y buscó que le vendieran un vuelo al puerto de Acapulco. La señorita la tuvo esperando 40 minutos y sin información alguna le dijo que no la podía atender más. Viri corrió a tomar el vuelo que tenía reservado para Ixtapa y con bastante poco tacto le dijeron que se había cancelado. “Es que una de las aeromozas del vuelo que vendría de Colima nunca llegó y el vuelo no pudo salir. pero no deje de preocuparse, el siguiente vuelo sale a las 15:45.”

Viri habló con su hermana que ya la esperaba en Zihuatanejo y le dijo que el vuelo llegaría poco antes de las 5 de la tarde. Esa noche vería a su padre. Viri fue a la sala 12 en donde saldría el vuelo. Justo 30 minutos antes de la salida del vuelo, les dijeron que la sala había cambiado. Que el vuelo que venía de Veracruz venía retrasado. “Favor de pasar a la sala B y esperen instrucciones.”

Viridiana sintió que le daba algo. Su paciencia se había terminado por completo y navegaba por instrumentos. ¿Y si se cancelaba este vuelo? ¿Y si no llegaba a ver vivo a su padre? ¿Dónde dormiría? ¿Y su hermana?

A los 10 minutos fue a preguntar al mostrador y nada. A los 20 tampoco. A los 30 minutos le dijeron que “ya merito”. Finalmente una hora después les dijeron que saldrían de la sala 7. Cuando todo mundo llegó a la sala 7 no había ni un anuncio de que  ahí saldría el vuelo, ni nadie que diera informes. Unos 90 pasajeros se aceleraban unos a otros y la preocupación iba en aumento. Finalmente unos 20 minutos mas tarde, llegaron las personas encargadas del abordaje. Unos 15 minutos después los subieron a camiones que los llevarían a la estación remota. Espera en la pista, espera a que se pudieran subir al avión. Que dicen que la tripulación no esta completa. Que si el avión tiene algo. Finalmente los dejaron subir al avión a las 6:17 PM.

El sol se ponía y un bello atardecer al parecer la despediría de este aeropuerto. Los pasajeros subieron, se acomodaron y esperaron a que llegaran otros pasajeros. Luego un par de familias mas. A las 6:29 PM, finalmente cierran las puertas. El avión permanece ahí unos 11 minutos sin hacer nada. Viridiana habla con su hermana. el último camión de Zihua a Acapulco sale a las 8:10 PM, son 6:33; va a estar cerca. El avión empieza a rodar hacia la pista. De repente se detiene. No pasa nada. Las turbinas están encendidas y listas para volar. De repente, lentamente el avión junto con otros 10 aviones se dirigen al otro extremo de la pista. El viento ha cambiado de dirección y ahora deberán despegar hacia la ciudad y no hacia el vaso de Texcoco. Viridiana no entiende nada y llora por enésima vez. El avión despega finalmente a las 7:10 y el vuelo es perfecto. Una penumbra sensacional, un vuelo de ensueño. Cuando finalmente abren las puertas del avión, Viridiana sale disparada por su equipaje y espera en la banda A para tomarlo y salir corriendo hacia la estación de camiones.

En la banda estoy esperando a que salga mi maleta. He tomado el mismo vuelo y he aprovechado el tiempo para leer, escribir un poco y planear mi visita al Desarrollo. Ya salieron todas las maletas excepto la mía y la de tres personas. Me acerco a ellas y veo que es una pareja ya mayor. El marido esta ciego y la mujer lo atiende con mucho cariño. Los he visto en las salas de espera y me tocó ayudarlos a subir por una de tantas escaleras. Está también una mujer joven que llora con un sentimiento que me conmueve profundamente. Al preguntarle, nos cuenta su historia y me deja con muchos sentimientos encontrados. Veo mi reloj y ya son las 20:01. Le digo que por favor apunte el nombre del Hotel y mi nombre. Si llegase a necesitar algo, que no dude en hablar.

En ese momento la banda vuelve a iniciar su giro y salen las tres maletas que faltaban. Viridiana sale disparada hacia su maleta y como desaforada sale corriendo hacia la salida, hacia su hermana y hacia su papá.

A las 10.30 de la noche estaba yo terminando de dar mi recorrido por los restaurantes del hotel, cuando me encontré a Viridiana cenando con su hermana. El camión se había ido y habían decidido no irse en taxi de noche. Se irían a primera hora mañana temprano. Su padre estaba estable. Ella estaba totalmente inestable. Feliz porque no había visto a su hermana en 17 años. No entendía qué hacía cenando en un restaurante de un hotel en Ixtapa. Cómo es que toda una serie de pequeñas situaciones, “Diosidencias”, la tenían hoy aquí y ahora así. Lo único claro es que era una historia increíble. El tema era descubrir el porqué sucedían las cosas. El porqué Dios permitía que sucediesen.

Esperaba la transportación para dirigirme a mi cuarto y finalmente a dormir. Veía la noche llena de estrellas y pensaba en cómo la vida nos iba conduciendo a veces por caminos que no entendíamos. Caminos alegres y a veces muy dolorosos. Caminos por donde a veces, nosotros no escogimos y fueron las acciones de otros los que nos tienen hoy como estamos.

Como en el caso de Viridiana, la acción de una aeromoza, o el cambio de viento o la tardanza de alguien en silla de ruedas. O el que su hermano iniciara fumando mariguana o que la amiga terminara trabajando cerca de Charlotte.

¿En dónde terminaremos el día de mañana?

¿Con quién seguiremos juntos y de quienes nos separaremos?

¿A quienes seguiremos atendiendo e iluminando?

¿Con qué actitud enfrentaremos cada día?

Por lo pronto, vi a lo lejos a Viridiana levantarse de su mesa, abrazar a su hermana y tomada de su mano dirigirse a descansar.

download (15).jpeg

Mañana le esperaba el resto de su vida.

Buena semana del resto de tu vida.

Jorge Ocaranza Freyria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s