El pequeño gran demonio voraz.

Ayer estuvimos en un curso de ventas telefónicas impartido por nuestro amigo, el Dr. Arturo Ruiz Velazco. Al estar platicando en uno de los intermedios del curso, veíamos como mis queridas participantes le entraban a gusto al pequeño bufete que nos habían servido.

“El mexicano es una persona voraz” me decía nuestro coach. Creo que tiene mucha razón. En Pacífica, los americanos se sirven en el todo incluido lo que se van a comer. Tratan de no desperdiciar. Es su cultura el ahorrar en los diferentes insumos que usan; agua, luz, gas, etc. En cambio nuestros queridos compatriotas se sirven en serio. Pareciera que están desquitando lo que pagaron. Como que se sienten con el derecho de hacerlo. Se lo merecen. Desperdiciar agua, luz, gas; ¿Cuál es el problema?

Arturo decía que esto de la voracidad viene de los aztecas y de sus temas con la guerra, la sangre, con lo de sojuzgar a los demás. Me comentaba que viene sin duda también de la conquista. El tema de acumular y acumular sin contemplar lo que se necesita o lo que los demás necesitan.

Supongo que hay varios temas en esto de la voracidad. La voracidad del macho. La voracidad del que acumula. la voracidad del que no tiene llenadera. Ni de comida, ni de bebida ni de muchas otras cosas. Nuestros gobernantes son un claro ejemplo de lo que la voracidad es. En niveles increíbles.

Voracidad

¿Tendremos entonces dentro de nosotros a un pequeño demonio voraz que viene desde Tezcatlipoca o del fruto de alguna travesura de la Chalchiuhtlicue con el mismísimo Quetzatcóatl?

¿Será el pretexto perfecto para entendernos y entender a nuestros queridos compatriotas y hermanos voraces ?

¿Cómo convivir con la voracidad ajena?

¿Cómo manejar la propia y la de la masa colectiva?

Hablábamos de que mucha gente está muy lastimada. Está rota. Estamos rotos. La combinación entre estar roto y ser voraz produce comportamientos que trastornan nuestros días y a nuestra sociedad. Diferentes versiones del Guasón.

Nos deseo que tengamos una buena lucha con nuestro “demonio voraz interno” y que nuestra  esencia divina termine imponiéndose. Que la luz, la paz, la generosidad y el amor triunfen.

Buen dia.

Jorge Ocaranza F

download (4).jpeg

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s