Permítete gozar de cada instante.

La noche que acababa de pasar había sido muy intensa. Le habían dado el anillo a María y habíamos celebrado con mucha intensidad.  La mañana siguiente había sido un tsunami de llamadas, felicitaciones y lágrimas y más lágrimas. 

La buceada que teníamos programada para la mañana la movimos para la tarde. Así que tuvimos “un descanso” de tanta felicidad. Preparamos nuestros equipos; aletas, visores, tanques, chalecos y cuándo nos dimos cuenta ya estábamos aventándonos al mar y siguiendo a nuestro guía a través de un lugar conocido como el Caracolillo en Cozumel.

La visibilidad era increíblemente buena, la temperatura del agua perfecta y la claridad te dejaba con la boca abierta. El lugar estaba lleno de fauna acuática. Peces de todos colores, tortugas, langostas gigantes, cangrejos y hasta un par de tiburones vimos.

Pocas veces había disfrutado tanto esos 55 minutos que estuvimos abajo. Mi mente  y espíritu estaban en modo de disfrute. No la dejé que se metiera con mi experiencia y mi disfrute al máximo. Ni el visor, ni algo del equipo, ni la velocidad del guía, ni si no nos llevaba a través de lugares que yo quería que me llevara. Me permití gozar de cada instante.

Me di cuenta y sentí de cómo estaba disfrutando como pocas veces del momento y de cómo dependía mucho de mí que así fuera. Me encantaría que muchos más momentos en mi vida me sintiera así. Tranquilo, disfrutando, sin prisa, sin estar en otro lado, sin interrupciones del teléfono y del mundo, dejando las preocupaciones en una caja para atenderlas después.

He decidido trabajar para lograr tener muchos momentos más así. Lograr desarrollar ese modo de disfrute.  Creo que medio entendí lo que es disfrutar el aquí y el ahora. El famoso mindfullness. Algo así como tener la mente “llena de nada” para disfrutar mucho del momento.

Disfruté demasiado de esa sensación de plenitud, de ese estado “meditativo disfrutativo”. No necesariamente porque todo estaba bien, sino porque logré no necesitar absolutamente nada más. Me gustó demasiado. Espero volverme adicto. Sin duda que me enfocaré a que mi vida se llene de momentos así. 

¿ Y tú, que opinas ?

Muchos saludos y abrazos,

Jorge Ocaranza Freyria

El nuevo suegro “disfrutador”.

 

 

Un comentario sobre “Permítete gozar de cada instante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s