El momento cenicero

Hace mas de 10 años, estaba terminando en casa una jugada de dominó con mis amigos. Iba a ser en unos días Navidad y el ambiente estaba pachanguero y sensacional. Eran casi las 3 de la mañana y estaba terminando de limpiar algunos estragos de la jugada. Junté las colillas de cigarros en unas palanganas. Cuando las tiré en la basura me di cuenta de la barbaridad que habíamos fumado.

En ese instante vi con claridad que no iba a vivir todo lo que me hubiese  haber querido vivir. Vi con claridad que no podía seguir así. En ese momento dejé de fumar definitivamente. Sin parches, cursos ni promesas o apuestas. Algo en mi mente cambió para siempre.

Ese “momento cenicero” me cambió la vida en cuanto a salud y muchas cosas mas relacionadas con el dichoso vicio del cigarro y la nicotina.

Hace unas tres semanas volví a tener otro “momento cenicero”. Estaba con mi mujer en un gimnasio pesándonos con el coach que nos pondría las rutinas para la condición y bajar de peso. Para llegar a estar mas saludables. Ahora hay unas básculas que te miden no sólo el peso sino la grasa corporal, grasa visceral ( no buena ) y edad corporal. Músculo, hidratación y dicen que hasta tu afinidad para con tu suegra.

logo-bascula3-1024x717.jpg

Marie se subió primero y en grasa corporal salió de color verde ( perfecta ). Luego le midieron la grasa visceral y también salió verde. Finalmente después de varias medidas mas verdes, le dijeron que tenía 35 años de edad corporal o metabólica. Siendo los dos de casi la misma edad ( ella es por supuesto mucho más joven…) pues su edad metabólica era casi perfecta.

Luego me tocó mi turno y las cosas no estuvieron tan bonitas. Grasa corporal; roja, marcando una obesidad media. Grasa visceral; roja, obesidad media. Finalmente edad corporal o metabólica…..  74 años. Como hace mas de 10 años, volví a tener un momento cenicero y decidí ahí y entonces a que no iba a permitir, aún a pesar mío – o justamente por mí – a que volviese a tener un diagnóstico así.

Entonces, aquí me tienen como todo un buen ingeniero químico estudiando y decidiendo qué dieta, plan de ejercicios y demás hacer. Ya llevo casi 4 kilos bajados en este tiempo y a diferencia de otras veces, mas que alegrarme, simplemente me confirman lo que mi nueva vida será al cuidarme como debo hacerlo.

Supongo que todo parte de un diagnóstico y que a partir de él, vendrá la medicina o tratamiento que tengamos que hacer para atacarlo o curarlo. Ese diagnóstico en tu salud, relaciones, trabajo, espiritualidad o generosidad. En eso que para ti sea importante, prioritario o fundamental.

¿ Cómo anda el diagnóstico en las diferentes áreas o temas de tu vida ? ¿ Qué “máquinas de medición” ( como la báscula ) podrías usar, consultar o preguntar para definir el diagnóstico ?

¿ Cómo puedes acelerar o propiciar un “momento cenicero” ? ¿ El lograr que tu mente y tu emoción del momento detonen en ti ese cambio que tanto te va a ayudar ?

¿ Cómo podremos no seguir haciéndonos mensos y arreglar de fondo lo que tenemos que arreglar ?

Te deseo que los “momentos cenicero ” te acompañen en tu vida y que logren que vayas tomando el control de la misma.

Saludos,

Jorge Ocaranza Freyria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s