El Gran Eclipse y las hormigas rojas.

Página de fotografía de María Ocaranza

Kan Balaan era el tercer hijo del Gran Señor de las Sombras Danzantes del Reino de Palenque. Los dioses y el cosmos habían querido que el fuera quien recibiese la instrucción y formación como el cuidador de los eclipses. Máximo puesto dentro de la selecta casta de los astrónomos mayas .Y por supuesto que conocía a la perfección todo lo referente a lunas, planetas, constelaciones y cometas.

Había pasado toda su vida despierto de noche y estudiando de día. Era su misión. El sabia que la tierra era redonda y no cuadrada como sus compatriotas mayas tontamente aun lo pensaban. Había hasta hecho un calculo bastante aproximado de la circunferencia del mundo. La trigonometría, unos pozos situados a una distancia conocida y su mente privilegiada habían sido suficientes para confirmar su teoría. Además tenía un arma secreta; una especie de hormiga roja con un piquete muy doloroso. Sus compañeras de vida; las hormigas rojas le ayudaban a no quedarse dormido.

Solo uno de los miembros de la exclusiva casta, consagraba su vida  para predecir eclipses. El fondo no era tan complicado. Lo que había que hacer era descubrir los patrones con los que ocurrían los eclipses. Siempre había patrones. El tema era documentar todos y cada uno de los eclipses que ocurrían y descubrir el patrón. Fácil.

Había que ser muy celosos en observar cada día y cada noche lo que ocurría y lo que no ocurría. Y apuntarlo con toda precisión en el gran libro. Y luego con los datos encontrar los patrones.

La importancia de su trabajo era total. Los eclipses servían para que el Gran Señor y su Gran Consejo tomaran las decisiones más importantes. Ir a la guerra. Fundar nuevas ciudades. Unirse a otros reinos. Decisiones de Vida.

Y Kan sabía desde hace casi 7 años que precisamente esta semana ocurriría el Gran Eclipse. Y sabía que se tomarían grandes decisiones. Y sabía que el cosmos lo había escogido a el pare ser el mensajero.

Los cálculos habían sido repetidos y verificados hasta el cansancio. De hecho, había hecho un largo viaje hace dos años para verificar unos datos en el gran libro de Monte Alban y los datos habían sido confirmados y coincidían  a la perfección.

Toda su vida tenía sentido por la semana que iniciaba. Y sin embargo se sentía pequeño e inseguro ante lo importante y magnífico del acontecimiento.

El Gran Señor y su Gran Consejo se irían a la guerra. Los preparativos llevaban ya 2 años. Y precisamente esta semana ocurriría el eclipse y El Gran Señor lo usaría para sus planes de expansión.

Kan Balaan llevaba casi una semana sin dormir y su mano izquierda estaba entumecida por tantos piquetes de las hormigas rojas. Solo así no se dormía. El acido fórmico lo ponía a punto. Esta semana sería la semana. Esta semana ocurriría el Gran Eclipse. Todos los habitantes estaban en ayuno total y esperaban que las profecías del ya gran mítico Kan se cumpliesen.

El eclipse ocurrió, Kan se desplomó de la emoción, del inmenso cansancio y finalmente descansó. El Gran Señor invadió y ganó. La descendencia de Kan perduró hasta que decenas de generaciones después uno de sus descendientes predijo con la ayuda de una super computadora el Gran Eclipse del 2017.

Eclipse que pasaría de costa a costa de la gran nación del norte , comandada por el “gran líder y su gran consejo”.

El gran líder y su gran consejo no aprovecharon el Gran Eclipse para nada relevante en la vida de su “gran nación.” No tenía a un hijo asignado para tan importante y aprovechable fenómeno natural. Solo vieron pasar el eclipse con unos protectores de vidrio  barato para sus ojos.

¿Dejaras pasar el Gran Eclipse sin tomar grandes decisiones – requeridas – en tu vida?

¿Dejarás que el cosmos te siga enviando grandes señales sin hacer nada?

¿Serás como muchos de los compañeros de Kan que solo seguían las instrucciones del Gran Señor y su Gran Consejo?

¿O más bien aprovecharas cualquier oportunidad para ser mejor y cumplir con tu Misión?

Y si en la vida te andas durmiendo, búscate unas hormigas rojas que te mantengan despierto y en tu curso.

Muchos Saludos y esperemos las siguientes señales!!

Buen dia

JOF

Si las meditaciones te gustan y de repente te sirven, te agradecería compartirlas con otros.  Gracias

http://www.meditacionesparami.wordpress.com

http://www.facebook.com/meditacionesparami

 

 

 

4 comentarios sobre “El Gran Eclipse y las hormigas rojas.

  1. Alberto Chávez Luna

    Muy buena reflexión ingeniero, me gustó mucho, hay que aprovechar las oportunidades y saber interpretar y aprovechar las señales que se mandan, muchas gracias!
    Saludos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s