Hombre precavido vale ….

Toda mi ilusión en el viaje a Canadá era estar en una cabaña a la orilla de un lago rodeado de bosque y con muchos peces que pescar.

Y bueno, la cabaña terminó en un cuarto de hotel, y los lagos, bosques y peces esperaban a que fuera a visitarlos. Así que averiguamos de un parque regional cercano con un lago muy padre y tomando nuestra camioneta nos dispusimos a manejar unos 50 minutos.

Finalmente llegamos a lo que sería el climax de mi viaje. Haríamos “hiking” alrededor del lago y papa sería feliz. Llegamos a la entrada de la brecha, papa estudió cuidadosamente el plano que estaba en una madera a la entrada y comence a caminar con mis tres mujeres.

Enfoque selectivo total. Canal de disfrute. El momento clave para mí. Hasta que nos topamos con una pareja que iba saliendo y nos dijo que si llevábamos repelente para bichos.

Bichos? Cuales bichos? Si lo único que nos persiguió el otro día fueron las abejas!!. Como buen ejemplar masculino-mexicano-no pasa nada, seguí con mis hijas y mujer en pos de completar la caminata y mi sueño. 

Hasta que llegamos al lago y las primeras picaduras de mosquitos empezaron a golpear a mis soldadas. La generala se aguantó hasta que al enésimo picotazo, alguien siguirió que fuéramos por repelente. Pero ya!!

Por segunda vez en menos de tres dias salimos corriendo hasta el coche. Y con la buena suerte de que encontramos en una tiendita rural solo tres cosas: dulces, repelente y pomada para picaduras de mosquitos.

Los dioses se confabularon para salvar mi sueño por milímetros. Así que regresamos al parque, nos vaciamos medio bote de repelente entre los cuatro y proseguimos con la caminata.

Y fue una experiencia muy agradable. Logramos rodear el lago, caminar muy a gusto y hacer felices a papá. Será una experiencia que atesoraremos siempre. 

Que cerca estuvimos de no haberlo hecho. Son los pequeños detalles que nos hacen perder o estar a punto de perder. Solo necesitamos unos minutos para preparar o planear eventos o cosas que son muy importantes para nosotros.

A veces nos previenen, a veces no. Bloqueador, fotos de pasaportes y tarjetas en celulares. Fotos de las placas del coche rentado.  Tarjetas de crédito en lugares diferentes. Seguros, ahorros, prevenciones. Hay muchos ejemplos de pequeñas cosas que nos pueden ayudar mucho a no “perder” lo más por lo menos. 

Esperar lo mejor, pero estar listos  y preparados por si algo sucede.

Hombre precavido … no lo persiguen los mosquitos. Y terminan con sus planes.

Buen día

JOF

2 comentarios sobre “Hombre precavido vale ….

  1. Silvano Ramos Añorve

    Que buen consejo siempre es bueno adelantarse o anticiparse a las cosas pero realmente es más placentero cuando los exploras a pesar de los obstáculos que puedas encontrar.

    Muy buen mensaje

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s