El necio; sin bloqueador, gorra ni lentes obscuros.

Escuché una historia que me dejó meditando mucho sobre el tema. Juan recibió en su casa a unos amigos a pasar el fin de semana. El sábado por la mañana, invitó a los hombres a jugar golf. Le dijo a su buen amigo Pedro: ” Pedro, ponte bloqueador y una gorra porque el sol aquí es muy fuerte y te vas a quemar. ” El buen Pedro se negó a ponerse un poco de bloqueador y a usar una gorra. “Mira Juan, yo no me quemo nunca. No hay necesidad. No te preocupes”. El buen Juan usó varios caminos diferentes para cuidar al buen Pedro sin éxito. Pedro se mantuvo firme en su decisión y no escuchó a Juan.

A las 5 de la tarde, Pedro estaba rojo como jitomate griego. Le dolía la cabeza y hasta calentura tenía. Mariza, la esposa de Pedro le dijo a Juan : “Ni te preocupes , así de necio siempre es tu compadre”.

¿Cuántas veces le sale la necedad a uno en tantos temas? Esa necedad que termina uno pagando mas temprano que tarde. Lo pagamos con todo tipo de monedas. Físicas, monetarias, emocionales y hasta sociales. Nuestro ego se aferra y logra que salgamos raspados en muchas situaciones que bien hubiéramos podido resolver con mucha facilidad.

Sin duda que existen muchos casos en donde la perseverancia y “el ego positivo” son fundamentales para que saquemos adelante un problema o un proyecto. Situaciones en donde una visión disruptiva y una confianza plena son básicas para salir adelante. Pero claramente hay otras en donde personas que nos quieren y nos respetan nos sugieren hacer (y en muchos casos no hacer) para nuestro bien.

Sin duda que luego nos hace falta humildad para poder aceptar de otros un buen consejo. Humildad que controle un poco a ese desenfrenado ego que luego nos mete en tantos problemas.

La lista puede ser larga. Temas de salud. Temas de manejo financiero. Temas de convivencia. Temas de amor. Temas de trabajo. De responsabilidad. Temas espirituales.

Estemos atentos a “ponernos bloqueador” a “ponernos una gorra” y “lentes obscuros” en tantas situaciones que se nos presenten y en donde alguien que nos quiere y que se interesa por nosotros nos sugiera, alerte o aconseje. ¡Qué necesidad tienes de quemarte y lastimarte!

Es por tu bien.

Buen dia,

Jorge Ocaranza Freyria

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s