Suéltate y confía en Él.

Susana era terriblemente controladora. En el fondo tenía miedo. Desde pequeña le había gustado estar “manejando todo”. Parecía que solo de esa manera el mundo iba a seguir girando cómo debería de hacerlo. Su tolerancia a la frustración era muy baja. Cualquier cosa que no salía como ella se lo proponía o imaginaba, le causaba verdaderos malestares que se convertían en temas físicos. El estómago, la cabeza y por supuesto el no lograr ser completamente feliz.

La buena Susana lograba por otra parte que muchas cosas salieran bien. Se organizaba bien. Tenía listas de tareas, de responsabilidades y de puntos para checar avances en sus múltiples proyectos. A la gente le gustaba en general trabajar con ella. Había orden, había disciplina; se lograban resultados.

Tenía fe en su Señor, pero sobre todo tenía fe en que las cosas saldrían porque ella se encargaría de que así salieran. Sin embargo, de repente surgían temas en su vida y en la vida de los suyos que superaban su competencia, persistencia e inteligencia. Por mucho.

Primero fue el cáncer tan agresivo que se llevó a su papá en cuestión de semanas. Aunque tuvo tiempo de medio despedirse, sólo alcanzó a medio entender y vislumbrar la fragilidad de la vida. De cómo el tiempo avanzaba y sin preguntarle, pedirle su opinión ni tener oportunidad de probar su endeble fe, le arrancaba a alguien que era una parte esencial de su vida.

Luego siguió su pareja. Después de comprometerse ante Dios y ante la Iglesia de que lo amaría y respetaría en la salud y en la enfermedad; ahora veía como se había quedado sola, medio devastada y totalmente confundida. Por supuesto que había tenido su gran parte de culpa. Pero ella sabía en el fondo que se había equivocado al haberlo escogido como pareja. Punto se acabó.

Ahora su mundo se derrumbaba de nuevo. Sin temerla ni deberla. Se encontraba ante un problema que superaba cualquier cosa que hubiera vivido nunca en su vida. El tema la preocupaba, la revolcaba y una terrible obscuridad la envolvía.

Susana le decía a Dios que le arreglara su problema. Le daba de hecho, varias sugerencias de cómo y cuándo hacerlo. Le decía que ella tenía mucha Fe en Él y que de alguna manera ella sabía que Él le iba a hacer caso, así como a tanta gente que ella había dado instrucciones precisas y con mucho sentido común. Ella sabía que Él entendería y haría lo que “era lógico” que hiciera.

Sin embargo, las cosas se complicaron más y más. Susana no entendía que Dios no entendiera su punto y viera con claridad lo que ella le pedía. Así que dirigió sus esfuerzos y energía con la Virgen María. Siendo mujer;  por supuesto que entendería más lo que ella sentía y le arreglaría sus temas. Rezó y rogó como nunca lo había hecho en su vida. En la mañana, a medio dia y por la noche. A todas horas. Pero nada sucedió como ella quería que sucediera. Todo avanzaba con mayor velocidad en el mundo, pero parecía que la velocidad de Dios y de la Virgen andaba muy lenta.

Hasta que se rindió por completo. Sintió en lo más profundo que ella no podía más. Abrió sus brazos y “dejó ir” todas sus preocupaciones, sus problemas y los de sus seres queridos. Confió plenamente en que serían resueltos en el tiempo y en la forma en que serían resueltos. Se comprometió a hacer su parte en la solución, pero le dejó e Él y a Ella que hicieran su parte. Los dejó trabajar.

Susana sintió una gran paz. Sintió cómo se le quitaba un gran peso de encima. Sintió como su Fe crecía y se fortalecía. Sonrió y pudo voltear a ver el cielo, las nubes y las estrellas. Se sintió abrazada por ese Alguien como hace mucho no lo sentía. Además de ser Todopoderoso y muy Amoroso daba la casualidad que era su Padre.

Como Susana, te deseo que tengas una semana llena de paz. En una de esas “te sueltas”, confías en Él y le dejas que se haga Su Voluntad.

pray.jpeg

Jorge Ocaranza Freyria

Un comentario sobre “Suéltate y confía en Él.

Responder a Anónimo Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s